domingo, 28 de febrero de 2010

Una proposición indecente

- ¿Alguna vez te he dicho que te quiero?
- No...
- Te quiero...
-¿Todavía?
-Siempre

viernes, 26 de febrero de 2010




Elegir un camino nunca es fácil, es una decisión que tomamos guiandonos solo por el corazón, pero a veces encontramos el camino hacia algo mejor. A veces luchamos contra los remordimientos de los errores cometidos y contra el rencor,la envidia y la vergüenza que sentimos por no ser las personas que esperabamos ser. Entonces encontramos nuestro camino hacia algo mejor, o algo mejor encuentra su camino hacia nosotros.



One tree hill.

lunes, 22 de febrero de 2010

¡Egoístas andense con ojito!




1...2...3...
-Ya...
-¿Ya?
-Sí, ya...
-¡Joder!


Imaginándome la escena me eché a reir. Los hay que se comen una y cuentan veinte, pero los hay peores. Los que presumen y quieren aparentar tener la mejor pistola del mundo, y a la hora de la verdad....tienen el gatillo un tanto flojo.
Pero todavía puede empeorar la cosa, querida.

Ella se tumbó en la cama medio mosqueada y se quedó en una postura un tanto sugerente a la espera de que él atacara.
-Realmente es algo que le puede suceder a cualquiera- pensó ella- no tengo derecho a pillarme ninguna rabieta.

Siguió esperando hasta que él se incorporó de la cama, agarró la camiseta y comenzó a ponérsela.

-¿Ya te vas?
-Sí, ya a la próxima lo hacemos en condiciones.
-Pero...¿así piensas dejarme?
- Sí tía, tengo cosas que hacer y he quedado con unos colegas.

Qué triste macho. Pero aunque me daba pena, no pude evitar reirme mientras me lo contaba. Ella también reía mientras él pronuncianba estas palabras.
Al menos se lo tomó con humor, aunque era para matarlo. Como le dije, una forma de actuar bastante egoísta. Luego van fardando de que las dejan locas, que disfrutan si ellas disfrutan. Y un cuerno.
Puede que después de esto ocurran dos cosas. Puede que te llame y sigáis viendoos. Estás enamorándote, no tiene otro motivo. Eso le ocurrió a ella.

En cambio, hay otras que realmente viven el sexo sin involucrar sentimientos cuando tienen la oportunidad, aunque no consideren que sea la mejor opción para practicarlo. Pero mira, si ha surgido la oportunidad y a día de hoy existe esa libertad, ¿por qué no?
Ese tipo de mujeres posiblemente no te cojan de nuevo el teléfono. Puede que si tienen un poco más desparpajo vuelvan a quedar contigo, se pidan el primer turno,te dejen con la miel en los labios y acto seguido pongan pies en polvorosa.
No pude parar de reírme cuando una de mis mejores amigas hizo aquello mismo, pero en una versión un tanto más rebuscada. Literalmente, le preguntó qué se sentía al quedarse a puntito de caramelo y acto seguido, lo echó de su casa.

jueves, 18 de febrero de 2010

Cuando una puerta se cierra, otra se abre.

Abro el grifo y enciendo la radio. Mientras sale el agua caliente, me gusta mirarme en el espejo.
Enciendo el calentador para comenzar a quitarme la ropa. No soporto el impacto del frío sobre mi piel, el cambio brusco de temperatura.
Cambia el sonido del agua. Ya está caliente.
Abro la ducha e introduzco una pierna y luego el resto del cuerpo. Me sitúo bajo la ducha y me quedo un minuto en blanco, dejando el agua resbalar por mi piel y darme calor.
Me envuelvo en el arbornoz y comienzo mi rito.
Tardo en maquillarme bastante. Me gusta cuidar cada detalle. Aplico la crema hidratante, el corrector y la base. Me acerco a la ventana con un espejo de mano, para comprobar bajo la luz natural que no quedan parches y está bien extendido. Me maquillo los ojos de forma que parezcan un poco más grandes y aplico mi barra de labios. La barra de labios color berenjena que he escogido le da un toque sofisticado a mi cara.

Me dirijo a la habitación para elegir la ropa. Para la ocasión he pensado que quedaría bien una falda de cintura alta con estampado de flores, junto con un jersey ancho de punto rosa palo. Unas medias negras y unos botines de tacón alto de ante morado.
Antes de salir del cuarto cojo el bolso y me aseguro de que esté todo dentro: llaves, móvil, cartera... Agarro un pañuelo y me dirijo al baño de nuevo para colocarlo en el pelo.
Por último me echo mi perfume favorito, y cierro la puerta del baño.

Salgo de casa y llamo al ascensor. Cuando voy bajando, suena el móvil. Un mensaje: "Oye, me ha surgido un imprevisto y hace mal tiempo. Al final cancelamos el café. Un beso".

Cuando llego abajo, vuelvo a pulsar el botón para subir a casa. ¿Qué hubiera pasado si no existieran los móviles?



En un minuto puede cambiar todo. Con un simple mensaje. Todo puede dar un giro inesperado.
Dos opciones son entonces posibles. Puedes quedarte en casa resignándote, enfadada y esperando la fecha para el próximo café, o puedes lanzarte a la calle para tomar tu café en otra compañía. Tomar una decisión u otra, puede cambiar completamente tu día.
Yo me lanzo a la calle. Sin esperarlo, fue una de las mejores tardes que he pasado y mejor incluso que la que había planeado al principio.

martes, 16 de febrero de 2010

Vete al polígono

"Existen ciertos sitios típicos en los que las parejitas suelen mantener relaciones. Para empezar, es desaconsejable aparcar cerca de un parque: los parques son el lugar de las parejitas que quieren meterse mano pero no tienen coche (a parte de que corres el riesgo de encontrarte con un grupo de chavales que están haciendo botellón por ahí). El mejor lugar es un polígono industrial, ya que suelen estar vacíos a altas horas de la noche. El parking del centro comercial también puede ser una buena opción si, por ejemplo, vais al cine y os entra el apretón… (eso sí, aseguraos de que no cierra por la noche o tendréis que pasar la noche ahí). Hay a quien le da morbo hacerlo en un cementerio, aunque es un lugar bastante tétrico, la verdad. Y otro sitio clásico es un descampado. NOTA IMPORTANTE: si veis que hay más coches, probablemente estarán haciendo lo mismo que vosotros, así que dejad un hueco entre coche y coche."
www.nosotras.com

Sí. Las revistas femeninas te indican el mejor sitio para follar. Tendremos que tomar nota.

miércoles, 10 de febrero de 2010

Le informo vía post-it






O no...

"Si el perro se hace pis en el ascensor, hay que recogerlo. Y sólo hay dos perros en el bloque"

Eso es lo que me encuentro cuando entro en el ascensor, escrito en un post-it y pegado al espejo.
Casualmente, uno de los perros del bloque es mío. Perdona, ¿me están llamando cerda?. Desde luego, ya podía haber comentado aquello en privado y no hacerlo de aquella forma tan poco sútil. Imagino que su propósito era avergonzar al dueño del perro, pero desde luego, también me afectaba a mí.
Sin dudarlo un segundo, entré en casa y escribí: "Perdone no ha sido mi perro, y como usted comprenderá, soy suficientemente limpia como para recogerlo en caso de que eso sucediera. Ah, soy la propietaria del perro del 5ºB".
Totalmente surrealista. Lo pegué en el ascensor y me estuve riendo de aquello media tarde, pero desde luego, pretendía que quedara bien claro que no era ese tipo de persona que descuida el mobiliario de la comunidad y por supuesto, que cualquiera que lo viera se echara a reir.
Es muy triste a qué situación estamos llegando. Se quejan de esa forma de algo, que desde luego, es de lo menos grave que ocurre en la urbanización. Podría haber sido el rastro de una bolsa de basura, o ¿es que lo examinó a conciencia?. Pero bueno, queman el techo del ascensor, tiran escupitajos en el cristal (bastante desagradable entrar y ver eso, por cierto), rompen buzones, macetas e incluso ventanas. La última fue una macrobotellona en la azotea con el consiguiente escandalo, ruido y botellas y vasos por ahí tirados. Y nadie abre la boca, aunque todos saben posiblemente, que provenga del vecino del primero del que os hablé y de sus lindos amiguitos.
Desde luego, el mundo está loco. Casi todo lo que ocurre a mi alrededor no tiene ni pies ni cabeza. Sólo nos queda reirse de las incoherencias del día a día.

jueves, 4 de febrero de 2010

Ansiedad




Me siento en mi escritorio para pasar una larga tarde frente a los libros. Ordeno los apuntes, coloco los folios en el atril y enciendo el flexo.
Mi mente comienza a volar, incapaz de concentrarse más allá de diez minutos seguidos. Siento una necesidad imperiosa de levantarme y de hacer cualquier cosa menos eso.
Me dirijo a la cocina, abro el frigorífico y cojo una onza de chocolate. Siempre fue una de mis mayores perdiciones.
Vuelvo al cuarto, y diez minutos más tarde necesito ir al lavabo. No paro de beber agua. Perfectamente caen 3 litros y medio al día como mínimo. Pero es que no puedo parar quieta.

En la biblioteca todo me distrae. El chico que está sentado enfrente con unos tapones verdes fosforitos me mira. No sé como puede estudiar con eso puesto, el sonido del silencio absoluto me inquieta y no me deja concentrarme. La cantidad de subrayadores que tiene la chica de al lado es enorme. Marcando cada linea de un color, sus apuntes parecen al final de la jornada la bandera del orgullo gay. No sé como puede centrarse en algo importante del texto si hay mil colores diferentes alrededor llamando su atención a la vez.

Estas cuatro paredes se hacen cada vez más pequeñas y mi ansiedad cada vez más y más grande.
Antes no me ocurría esto. ¿Qué me está pasando? ¿Qué es lo que me afecta y no puedo saber?

martes, 2 de febrero de 2010

Las redes sociales en las relaciones

-¿Por qué no me agregas? Si es verdad que no te averguenzas de mí...¿por qué no me agregas en el tuenti? Si no lo haces es porque, aunque digas que no, te averguenzas de estar conmigo y que lo sepan tus amigos.

Esto oí mientras me dirigía a tomar café con unas amigas en una típica tarde de Domingo la pasada semana. ¿Hasta qué punto pueden las nuevas tecnologías y las redes sociales llegar a complicar las relaciones?



Ese es sólo el comienzo. Ciertamente, las redes sociales han roto todo el misterio que puede existir alrededor de una persona que acabas de conocer.

-Te agrego al facebook.

Ya ni siquiera te preguntan el móvil, ni el correo eléctronico. Simplemente con conocer tu nombre te tienen fichada.
Parece un chico genial, te haces mil ideas sobre cómo será su vida y el misterio te atrae. Te atrae la idea de descubrir poco a poco a la otra persona. Pero llegas y ves una petición de amistad.
Muchos detalles hablan sobre él: cuántos amigos tiene, si escribe con enormes faltas de ortografía o si por el contrario respeta las reglas gramaticales, las zonas por las que sale, qué estudia, cuándo es su cumpleaños, cuáles son sus aficiones. Si vas más allá puedes hasta conocer a su familia a través de las fotos: es hijo único, cómo son sus padres, si tiene hermanos y así un largo etcétera.

El magnífico comienzo de una relación queda reducido a apenas unos cinco minutos. Adiós a los interrogantes, a las mariposas en el estómago. Quizás en cinco minutos sepas que es un fantasma o te pienses que es el hombre de tu vida. Y quizás te hagas una idea equivocada, o quizás te aburras rápido.


Una vez estás en la relación, un comentario en un tablón de una chica puede provocar sospechas, celos y discusiones. Sobre todo si esa chica le tira los trastos descaradamente. Peor aún si los mensajes que se envían son privados y no tienes otra ocurrencia que entrar en su cuenta con la clave que te dió hace algunos meses. Si te dice que no puede quedar porque tiene comida familiar, y luego ves una foto con sus amigos: " Es que acabamos temprano y fui a tomarme algo con ellos". Las mujeres somos en ocasiones demasiado retorcidas en nuestras suposiciones.
O quizás ocurra al contrario y te controle demasiado. Cúando entras, cuándo sales, con quién vas y con quién vienes.

Confusión de amor con posesión. Creo que ahí es donde radica el problema.
Related Posts with Thumbnails
Las imágenes que ilustran los posts están seleccionadas de internet. Deja un comentario si alguna te pertenece y tienes algún inconveniente en que sea usada para ilustrar el blog. Gracias